Educación

10 PUNTOS A TOMAR EN CUENTA PARA DECIDIR POR UN MBA

Photo by malcolm garret on Pexels.com

La formación superior en nuestros días ha cobrado una singular relevancia y de manera particular las maestrías. Esto ha sido provocado por diferentes factores a lo largo de las últimas dos o tres décadas. A continuación, se exponen algunos de estos:

  • La exigencia de las empresas a la hora de reclutar talentos.
  • La agresiva comunicación realizada por las distintas universidades, en la que se generan expectativas que no siempre son del todo reales.
  • La creencia, en muchos casos, de jóvenes y no tan jóvenes, que entienden que un posgrado es la solución mágica, que les permitirá mejorar en sus carreras profesionales dentro de una organización o que les posibilitará iniciar un proyecto empresarial.
  • La presión ejercida por los padres, para que los hijos se preparen cada vez más y puedan competir con mejores armas en el mundo actual.
  • El deseo banal de ostentar un título profesional, por el simple hecho de exhibirlo.

Las maestrías en administración de empresas, también conocidas como MBA, están entre las más demandas a nivel mundial. Esto tiene una explicación muy lógica, la formación en administración es necesaria para cualquier tipo de profesional, todas las personas administran.

A la hora de elegir, por un posgrado en negocios se deben hacer ciertas consideraciones, con la idea de optimizar la inversión económica y de tiempo que se va a realizar en el mismo. 

Algo que es fundamental tener en claro, es que la sola adquisición de conocimientos, no va a garantizarle a nadie el éxito profesional o empresarial. Sin embargo, siempre va a ser importante la formación continua.

Esta publicación, tiene como objetivo, proporcionar 10 puntos que se deben tomar en cuenta a la hora de seleccionar un MBA.

  • Analizar el financiamiento.

Es fundamental tener en claro la inversión a realizar, el tiempo para cubrir la misma y las alternativas de financiamiento que existen. En la actualidad muchas instituciones financieras ofrecen líneas de crédito en este rubro, incluso instituciones estatales.

  • Examinar las posibilidades de generación de networking.

La realización de un posgrado es una excelente oportunidad para generar una red de contactos, es más común de lo que se cree entablar relaciones de negocio entre alumnos y exalumnos. Es importante constatar cómo la institución de educación superior fomenta la creación de estas redes.

  • Comprobar las metodologías de enseñanza y aprendizaje.

Depende mucho, de las metodologías de enseñanza y aprendizaje que se usen, para profundizar en el nivel cognitivo del estudiante. Metodologías como las de proyecto, estudio de casos y grupos permiten desarrollar mejor las competencias técnicas y humanas que se necesitan.

  • Verificar que los profesores posean experiencia profesional y docente.

Lo ideal es que los profesores tengan una vasta experiencia práctica y desde luego, en la docencia universitaria. Una de las cosas que más valoran los estudiantes de posgrado, es el relato de experiencias en empresas por parte de sus maestros.

  • Evidenciar el fomento de la investigación.

La actualidad exige que quienes lideran organizaciones, entiendan con absoluta suficiencia, el valor de la investigación científica. Formarse en esta disciplina permite a los directivos de empresas reducir los riesgos en la toma de decisiones.

  • Observar que se considere el pregrado.

En muchas universidades, se junta a todos los estudiantes, sin discriminar en que han obtenido su título de pregrado. Esto es un grave error, las personas que se han recibido en administración de empresas, contaduría pública y economía pueden ser parte de un mismo grupo. Los que se han recibido en otras carreras como derecho, medicina, ingenierías, etc., deben conformar otro grupo.

  • Conocer los contenidos que se imparten.

No todos los contenidos que se imparten en un MBA, aportan valor en la formación de los profesionales. Es de suma importancia que el programa proporcione verdaderas herramientas en aspectos técnicos (finanzas, marketing, estrategia, etc.) y humanos (comunicación, negociación, liderazgo, etc.).

  • Explorar que se estudie la realidad local e internacional.

Con mucha frecuencia, se comete el error de estudiar únicamente casos de empresas extranjeras. Es vital que se analicen también casos de empresas locales, con mucha frecuencia, pueden dejar enseñanzas iguales o más importantes.

  • Investigar si tienen intercambio con otros países.

El intercambio con otros países, enriquece enormemente la formación de un MBA. Existen programas, que tienen convenios con escuelas de negocio en diferentes partes del mundo, los mismos que permiten a los estudiantes tomar un número determinado de módulos fuera de su nación.

Esta modalidad de intercambio, también se aplica para que docentes extranjeros, puedan impartir ciertos cursos en el país donde se realiza la formación.

  • Revisar el nivel de exigencia para el ingreso.

Finalmente, las exigencias para el ingreso deben ser evaluadas adecuadamente. Hoy existe un gran mercantilismo de parte de muchos centros de estudio, priorizan la venta de los programas, lo único que les interesa es tener cantidad de estudiantes. Esto no contribuye a una formación de calidad, si es que las exigencias de ingreso son ligeras, normalmente, las de egreso también lo serán.

No obstante, de todo lo que podamos hacer para cerciorarnos de tomar una buena decisión, la parte que corresponde al estudiante, no deja de ser la más significativa. La seriedad con la que se tome estos programas, el tiempo que se le dedique, la realización de lecturas, investigaciones, redacción de ensayos, la asistencia a clases, reuniones con compañeros de estudio, etc., es lo que más aporta en la formación de los maestrantes.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.